Protecting Children and Child Care Providers from Lead in Water Hazards

By Kathy Attar, Program Manager, Eco-Healthy Child Care®

January 2024

 

In November 2023, the Environmental Protection Agency (EPA) proposed strengthening the federal Lead and Copper Rule as a strategy to protect communities from lead in drinking water. 

Lead is Harmful to Children’s Health

Lead can be absorbed (“leached”) into drinking water when plumbing materials that contain lead corrode. The most common sources of lead in drinking water are lead service lines, lead pipes, faucets, and fixtures. 

There is no safe level of lead for children. Children are at high risk because their bodies are still developing, and their brains and nervous systems are more sensitive to lead’s harmful effects. These effects, including brain damage and loss of IQ, occur at low levels of exposure to lead sources often found in homes and child care facilities.

What is a Lead Service Line?

The pipe connecting the water main to the interior plumbing in a building (e.g. home or child care facility) is called a lead service line. These pipes were often made of lead. The U.S. Congress banned the use of lead pipes in 1986.

Environmental Justice Concerns

Communities that are majority low-income, Black, Brown, or Indigenous have higher rates of children with lead poisoning. This is due to U.S. racist housing policies (e.g., redlining), which lead to Black, Brown, Indigenous, or low-income families living in older housing which is more likely to have lead service lines or other lead-containing pipes.

Key Updates to the Lead and Copper Rule

Under the updated Lead and Copper Rule, the EPA is proposing to:

  • achieve 100% lead pipe replacement within 10 years;
  • locate legacy lead pipes (pipes that were installed prior to the ban on lead) in communities throughout the U.S.;
  • lower the Lead Action Level from 15 to 10 parts per billion; and
  • require water utilities to bear the cost of the lead service line (LSL) replacements. 

Proposed Updates are a Good Start

Under the proposed Lead and Copper Rule, all water utilities would be required to regularly update their inventories, create a publicly available service line replacement plan, and identify the materials of all service lines of unknown material. 

EPA would also lower the lead action level from 15 µg/L to 10 µg/L. When a water system’s lead sampling exceeds the action level, the system would be required to inform the public and take action to reduce lead exposure while simultaneously working to replace all lead pipes. Lowering the lead action level from 15 µg/L to 10 µg/L is more health protective. However, it is important to note that  public health, community and environmental groups were advocating for an even lower standard (e.g., 1 µg/L). Ample research confirms there is no safe level of lead exposure. 

While EPA is requiring that water utilities cover the cost of the 100% lead service line replacements (LSLs) in 10 years, they do not mandate utilities cover the cost of replacing the portion of lead lines on private property. 

We know that replacing the full LSLs-- including both the portion of the pipe that is on public and private property- is important for protecting communities from exposure to lead in water. Research into partial LSL replacement (e.g., replacing only the public portion of the line/pipe) demonstrates increased release of lead into drinking water due to disturbance of lead service lines. These lead particulates may enter directly into the water communities drink or become trapped in the faucet aerator and release lead over time. 

EPA’s Process for Finalizing a Regulation

Before EPA finalizes a regulation, it publishes a proposed rule. EPA is sharing the proposed Lead and Copper rule with the public to provide an opportunity for all stakeholders – from drinking water consumers to water systems to public health professionals – to share their feedback. The public will have an opportunity to comment and weigh in on the proposed Lead and Copper rule once it is formally published in the federal register which will occur in the beginning of 2024. 

Child care providers can learn more about reducing lead in water exposures in the FREE Lead-Safe Toolkit, available in English and Spanish.


Proteger a los niños y los proveedores de cuidado infantil contra los peligros del plomo en el agua

En noviembre de 2023, la Environmental Protection Agency EPA (Agencia de Protección Ambiental) propuso fortalecer la norma federal de plomo y cobro como estrategia para proteger a las comunidades del plomo en el agua potable.

El plomo es perjudicial para la salud infantil

El plomo puede absorberse (“inflirtarse”) en el agua potable cuando los materiales de plomería que contienen plomo se corroen. Las fuentes más comunes de plomo en el agua potable son las líneas de servicio de plomo, tuberías de plomo, grifos y accesorios.

No existe un nivel seguro de plomo para los niños. Los niños corren un alto riesgo porque sus cuerpos aún se están desarrollando y su cerebro y sistema nervioso son más sensibles a los efectos perjudicales del plomo. Estos efectos, incluido el daño cerebral y la pérdida del coeficiente intelectual, ocurren con niveles bajos de exposición a fuentes de plomo que a menudo se encuentran en hogares y entornos de cuidado infantil.

¿Qué es una línea de servicio de plomo?

La tubería que conecta la tubería principal de agua con las tuberías interiores de un edificio (por ejemplo, una casa o un entorno de cuidado infantil) se llama línea de servicio de plomo. Estas tuberías solían estar hechas de plomo. El Congreso de Estados Unidos prohibió el uso de tuberías de plomo en 1986.

Preocupación por la justicia medioambiental

Las comunidades que son mayoritariamente de bajos ingresos, negras, marrones o indígenas tienen tasas más altas de niños con envenenamiento por plomo. Esto se debe a las políticas de vivienda racistas de los EE. UU. (por ejemplo, líneas rojas), que llevan a que familias negras, marrones, indígenas o de bajos ingresos vivan en viviendas antiguas que tienen más probabilidades de tener líneas de servicio de plomo u otras tuberías que contienen plomo.

Actualizaciones a la norma de plomo y cobre

Bajo la Norma actualizada de plomo y cobre, la EPA propone:

  • lograr Reemplazo del 100% de las tuberías de plomo en un plazo de 10 años; 
  • localizar tuberías de plomo heredadas (tuberías que se instalaron antes de la prohibición del plomo) en comunidades de todo Estados Unidos;
  • bajar el nivel de acción del plomo de 15 a 10 partes por billón; y
  • exigir que las empresas de agua asuman el costo de los reemplazos de la línea de servicio de plomo.

Las actualizaciones propuestas son un buen comienzo

Según la Norma de plomo y cobre propuesta, todas las empresas de agua deberían actualizar periódicamente sus inventarios, crear un plan de reemplazo de líneas de servicio disponible públicamente e identificar los materiales de todas las líneas de servicio de material desconocido.

La EPA también reduciría el nivel de acción contra el plomo de 15 µg/L a 10 µg/L. Cuando el muestreo de plomo de un sistema de agua excede el nivel de acción, el sistema deberá informar al público y tomar medidas para reducir la exposición al plomo mientras trabaja simultáneamente para reemplazar todas las tuberías de plomo. Reducir el nivel de acción del plomo de 15 µg/L a 10 µg/L protege más la salud. Sin embargo, es importante señalar que los grupos de salud pública, comunitarios y ambientalistas abogaban por un estándar aún más bajo (por ejemplo, 1 µg/L). Amplias investigaciones confirman que no existe un nivel seguro de exposición al plomo.

Aunque la EPA exige que las empresas de agua cubran el costo de los reemplazos del 100% de las líneas de servicio (LSL) en 10 años, no exigen que las empresas de servicios públicos cubran el costo de reemplazar la parte de las líneas de servicio de plomo en propiedad privada.

Sabemos que reemplazar los LSL completos, incluida la parte de la tubería que se encuentra en propiedad pública y privada, es importante para proteger a las comunidades de la exposición al plomo en el agua. La investigación sobre el reemplazo parcial de LSL (por ejemplo, reemplazar solo la parte pública de la línea/tubería) demuestra un aumento de la liberación de plomo en el agua potable debido a la alteración de las líneas de servicio de plomo. Estas partículas de plomo pueden ingresar directamente al agua que beben las comunidades o quedar atrapadas en el aireador del grifo y liberar plomo con el tiempo.

Proceso de la EPA para finalizar un reglamento

Antes de finalizar un reglamento, la EPA publica una propuesta de reglamento. La EPA está compartiendo la norma propuesta sobre plomo y cobre con el público para brindar una oportunidad a todas las partes interesadas (desde los consumidores de agua potable hasta los sistemas de agua y los profesionales de la salud pública) de compartir sus comentarios. El público tendrá la oportunidad de comentar y opinar sobre la norma propuesta sobre el plomo y cobre una vez que se publique formalmente en el registro federal, lo que ocurrirá a principios de 2024.

Kit de herramientas para evitar el plomo, disponible en inglés y español.

Los proveedores de cuidado infantil pueden obtener más información sobre cómo reducir la exposición al plomo en el agua en la guía GRATUITA Kit de herramientas para evitar el plomo, disponible en inglés y español.